domingo, 8 de julio de 2007

¡Hay menos de lo que tus ojos ven!

Sujeto a debate: "Transformers".

Oye, esto lleva Spoilers, ¿eh?

Ah, y va a ser largo. Me he dado cuenta de que estoy olvidando escribir y me he puesto este ejercicio. El que quiera apearse, libre es. Bueno.
En este caso, voy a intentar ser ecuánime con la película, aunque seguramente no lo consiga porque no puedo ocultar que, en lineas generales, me parece una imperial "decep(ti)ción" (je...)
Pero "Transformers", por desgracia, sólo es un síntoma. Sus afecciones son simples, trama triste y servíl al espectáculo, dialogos de auténtica coña y situaciones absurdas e insultantes (dentro, ojo, de la relajada lógica interna de la película...sobre esto hablo luego). Por otro lado, es arrebatadoramente espectacular, complaciente con el espectador, generosa y bastante transparente. Naturalmente, nadie esperaba una partida de ajedrez al borde de un risco entre Optimus Prime y Megatron, con el destino de la galaxia en juego...queríamos ver cuerpos galvanizados cubiertos de acéite de motor en heróicas batallas, ¿no?. En ese sentido, satisfactoria, mucho. Además, los robots son tan arquetípicos (los buenos, tan buenos y los malos, tan diabólicos) que, para un lector de superhéroes de toda la puta vida, es una gozada. Parece que haya escrito sus líneas Stan Lee.
Lo que pasa es...que se puede hacer la misma película, o al menos eso creo yo, con las mismas escenas cojonudas de acción, con un guión menos sonrojante...un par de ejemplos, en tendenciosa paráfrasis:
-"Ey, estamos aqui en la presa Hoover, en medio del desierto, vienen los Decepticons"
-"Bien, traslademos la batalla a la ciudad poblada más cercana."
-"Vamos. Que el civil y su novia conduzcan esta maquina de guerra del espacio exterior y nosotros los seguimos."
Otra, un soldado al insoportable del Lebouf este:
"Chaval, coge este objeto chisporroteante de poder arcano que, en las manos equivocadas, podría acabar con la humanidad, sube a esa azotea a que te recoja un helicoptero del ejercito con el que acabamos de hablar por radio (pese a que los Decepticons han fulminado las comunicaciones mundiales) y corre por tu vida esquivando robots gigantes. Irás sin escolta y deberás dirigirte a ese edificio de ahi que esta a dos kilometros. Ninguno de los que quedan cerca, este mismo de aqui o ese ahi al lado, nos vale. Corre a ese, por favor, que asi todo es más absurdo."
Y por no hablar de Jon Voight como Secretario (¿Ministro dicen?)de Defensa armado con una recortada de exposición (que increiblemente estaba cargada pese a estar en una vitrina...¡y hay varias!) reventándo a tiros al pobre SoundWave espalda a espalda con John Turturro...quisiera ver yo a Donald Rumsfeld contra un Numerobot. Esos soldados hablando por frecuencias de radio militares con un teléfono móvil, esa insufrible escena de la casa de los padres, el momento de la presentación de los Autobots con el baile b-boy del anuncio de Citroën...
Hay un debate del que suelo salir perdiendo a la hora de hablar de estos temas, precisamente por mi concición de freakie moderado, la cual unas veces me hace perder perspectiva y otras, la mayor parte, autoridad (por la tendencia natural a obviar los exabruptos que salen de la boca de un fanático). Suele desarrollarse así:
Yo-"Eso que acaba de hacer ese personaje es absurdo, no tiene sentido"
Alguien-"SI BUENO, Y QUE UN TÍO PUEDA VOLAR TIENE MUCHO SENTIDO, ¿NO?"
Pues no tiene sentido, no, pero eso debiste pensarlo antes de entrar a ver Superman. Hay cosas en la ficción, en la ciencia ficción en este caso, que no atentan contra la inteligencia porque las traes aprendidas de casa, estas jugando con esas reglas. Tragas con que ese tío vuele, pero no deberías con que contradiga de plano algo que ha aseverado otro personaje o él mismo hace dos secuencias. Si la lógica interna de la cinta es descacharrante y no se aguanta y encima tienes la (¿prepotente?, ¿inconsciente?, ¿desinformada?) intuición de que podrías haber escrito tú esa película mil veces mejor, te cagas en todo.
Bueno, podria seguir hablando de las cosas que me irritaron de Transformers o mencionar algunas de las que me molaron (por equilibrar la balanza: el guiño al BumbleBee escarabajo, cojonudo. El simbolo de los Autobots proyectado en la noche...la persecución, la chorva arreglando el motor, toda la batalla final, claro...) pero el guión responde a un patrón que hace que te la pele totalmente como vaya a acabar, porque sabes perféctamente como va a ser, no tiene un detalle original (incluso la banda sonora coge temas de Kill Bill, los tambores de Terminator y, como no, el tema nu-metal del momento, que viene a sustituir a la demencial banda sonora heavy de la serie original) y, lo que es peor, no transmite grandeza, posteridad o relevancia.
Pero, como decía al principio, esta película sólo es un triste síntoma. Triste síntoma del demoniaco concepto del entretenimiento a día de hoy. Vale, intentare que suene menos carroza.
¿Qué acervo esta quedando para la generación que está creciendo con este cine? En serio, ¿tienen estas películas capacidad para crear ahora afición, emoción, escuela y referente o nostalgia dentro de 20 años, como sí hicieron La Guerra de las Galaxias, Regreso al Futuro o la que sea?
En el debate entre amigos posterior a ver Transformers, los defensores de la película esgrimían (no les quedaba otra) como máximo argumento que les había parecido espectacular, que era cine de entretenimiento y que a eso venías...bueno, esta claro, de acuerdo. Admitámosle al Bay que ha firmado una película con los efectos especiales más caros e increibles de la historia, técnicamente festiva y derrochadora...orgiástica, vamos. Admitido todo eso...como único valor. Si le atribuimos este gran mérito y, por otro lado, resulta evidente que en cuanto a transmisión de un mensaje, momentos memorables o diálogos con casta de clásicos va justita, cabe preguntarse: "¿Cuánto tardarás en olvidar Transformers?" "¿Cuándo llegarán las siguientes pelis que te harán descojonarte de la técnica de esta?"

Es el problema de la tecnología, se desfasa.
Pero Leia le dice a Han Solo "Te quiero", y él responde "Lo sé." Marcus se perdió en su propio museo. Doc va a estudiar el otro gran misterio del universo, las mujeres. Sloth quiere a Gordi...y en Transformers se esfuerzan en repetirte cuarenta veces una triste frase que apela a la superación personal para que se te quede como memorable y yo ya la he olvidado.

Para ir acabando, que entiendo que esto es insoportable. Me gustaría hacer notar, por si no estaba claro, que me he ceñido a este aspecto de la cultura, el cine de palomitas, del que creo que puedo hablar con un poco de conocimiento de causa. Claro está que en cuanto a educación o didáctica, Terminator 2 no es un modelo de referencia, pero es sintomática la pérdida de calidad y la laxitud en todos los aspectos que no sean los meramente sensoriales en la, comunmente considerada, última escala de la cúltura, la popular. Y más abajo si cabe, la cultura popular infantil-adolescente. De antes se quería entretener, pero también habia algo que decir...y si no lo había, se disimulaba mejor. El problema es muchísimo mayor y se extiende a todos los ámbitos, pero de eso se habla mucho y no creo que tenga nada nuevo que decir...está viniendo una generación de zoquetes. No digo que nosotros seamos la rehostia, yo sé que he avanzado algo a mis antecesores pero también que carezco de la mayor parte de los valores que les definían a ellos, que mi cultura podría ser más grande y mis aspiraciones vitales más nobles, que mi desenvolvimiento social es defectuoso y se circunscribe casi exclusivamente al cachondeo y que peco de muchas de las cosas que les puedo achacar a los nuevos cachorros. Pero no hay más que darse un garbeo por cualquier sitio para ver que el panorama es descojonante, por no decir descorazonador.
Es lamentablemente revelador que me salga hablar en estos términos con 26 años, porque me hacen sentir mayor, cínico y chauvinista, pero...

Como me apuntaba Jose el otro dia, no es mala, es para niños.
Y yo añado, para niños que algún día dirigiran este planeta.

5 comentarios:

Turretrato dijo...

Y el dibujito, cuando vuelva mañana a Madrid, que aqui no tengo con que manufacturarlo...sorry.

toXicboy dijo...

Su ilustrisima!!

Todavía no la he visto aunque tendré en cuenta tus consejos...

Estuve en el Summercase pero no te vi... ¡Demasiada gente enpolvada!

Lo de empolvada en sentido literal....................

jose dijo...

jajajja a mi no me metas!

y por cierto siempre (y siempre es siempre) miro este flog y hoy, a dia 19 de julio es la primera vez que veo esto. pues vaya.

jose dijo...

tienes tooooda la razón. pero toda. y yo también. y qúe bien te expresas eh? ya ni me acordaba!

Paloma dijo...

En Guatemala este film está siendo éxito de taquillas , hombre si bien es cierto que tenemos dos condicionantes que hace que semejante taquillazo no sea preocupante: por un lado que la competencia en cartelera es una película de Bruce que se llama MUY DURO DE MATAR , y por otro que en esta ciudad sin ley (literalmente hablando), que los niños vean este tipo de películas no altera el resultado porque los que aquí seran dirigentes ya tienen muy bien aprendida la lección: "Cuando llegues al poder hijito mio, en esta democracia hereditaria, usa armas sé de hierro y cruje bien a la población".
en fin, aqui yo, haciendo malabares entre tu blog y mis realidades actuales...
que os echo de menos
BESOOO