jueves, 12 de abril de 2007

¡Álzate, abominación, y haz únicamente mi voluntad!


1:1 En el principio creó Dios los cielos y la tierra.
1:2 La tierra era caos y confusión y oscuridad por encima del abismo,
y un viento de Dios aleteaba por encima de las aguas.
1:3 Dijo Dios: "Haya luz", y hubo luz.

1 comentario:

josh dijo...

dije yo: haya un blog y lo hubo.